sábado, febrero 09, 2013

Reforma constitucional



El alfonsín que tenía talento político salvó al radicalismo de su extinción pero, claro, también dejó para el peronismo las herramientas de gobernabilidad. Por ejemplo, la jefatura de gabinete, que aún no ha servido para un carajo pero, de ocuparla un ex presidente o ex presidenta...
Por ahora, la totalidad de los partidos políticos argentinos está a favor de la reforma constitucional. O bien, el único partido político de alcance nacional, el justicialista, está a favor de la reforma constitucional. Por que el liderazgo de Cristina, no se discute. Contra lo que algunos creen en el puerto: que el PJ -ahí donde no existe, como en el puerto- está en rebelión.
Todo indica que en los dos distritos donde el PJ no apoyó a Cristina, La Pampa y Córdoba, este año se sumarán al Frente Para La Victoria, sin chistar en el primer caso y probablemente en una interna en el segundo caso.
El radicalismo, por su parte, integrará el Frente para la Victoria en los distritos donde tiene peso electoral (Río Negro) y gobierna (Santiago del Estero y Misiones) o irá detrás de gobernadores de otros partidos, como el caso de Santa Fe, Neuquén, ciudad de Buenos Aires. La única provincia gobernada por el radicalismo, Corrientes, tiene a sus líderes a favor de una reforma constitucional.
El narcotráfico sólo gobierna un distrito y lo misma la mersa del contrabandista, que ayer festejó cumplir los mismos años que el porcentaje de Cristina en las últimas elecciones. El autodenominado "principal opositor" arrugó ser candidato para cargos nacionales en 1999, 2001, 2003, 2007, 2009, 2011 y ahora, con su patente de corso a punto de extinguirse, tira la pelota para adelante. Pero no va a ser candidato a presidente. Por eso no hay internas sucesorias. Sólo los residuos del radicalismo, que siempre llegan tarde y mal, lo toman en serio al hijo de Franco. Que no podrá ser votado, tampoco, por la novia del papá: recién se puede votar desde los 16 años.
Si la imposibilidad de la reforma constitucional está en las matemáticas políticas, es cuestión de ecuaciones. Hoy día, muy difíciles.
Si está en la creación de un clima político, esperemos el triunfo electoral del Frente para la Victoria y ahí vemos. Los radicales ponen la mitad de su bancada en juego, el PRO un 90%, Proyecto Surf y la Coalición Cívica toda su bancada...o sea....o sea...
Los quiero a todos, pelotudos.