jueves, junio 11, 2009

Todas las hojas son del viento

Uno puede enfermar de los riñones, contraer cáncer, culparse de tanto pucho, tanta bebida, morir en un accidente de tránsito, ser héroe en una remota independencia africana. Uno sabe que va a morir. Lo procesa como puede, si es que puede. No tiene, a mano, más que ejemplos ilusorios. Que si lo pensás bien, no son ejemplos: ningún ejemplo es ilusorio. En todo caso:
uno se va a morir. Y esto determina muchas actividades (sino todas) de la vida. También, supongo, la que nos ocupa.


Qué comienzo oscuro, bue. Es lo que hay.
La sangre contaminada, una herida en el pecho, la culpa por años de vivir como se vive, todo eso tiene, si se quiere, entidad física; algo en lo que manifestarse: su objeto del deseo es la parte de uno de la cual se tiene certezas: el cuerpo. Los calambres en el alma que atraviesan al borracho que ingresa, por primera vez, a alcohólicos anónimos, tienen su estatuto físico, su entidad en el reino efímero de las cosas. También. Aunque en otra dimensión; ya no el cuerpo. Pero se tienen certezas, cada uno las tiene, de algo más que late en uno, además del corazón.
Recuerdos, pasiones, arrebatos, un pulpo (gracias Rep) que te abraza, un mar que languidece, una palabra imposible de decir.
Tienen su ancla, su territorio, su materialidad.
Las mejores y las más gastadas metáforas tienen su materialidad. Los discursos, por caso, la tienen; las ideas, mounstruosamente, o con ternura, la tienen.
¿Dónde habitan, en cambio, las pasiones políticas?
¿Son solamente el devenir opaco de nuestra personalidad, son eso y también otra cosa?
¿Los odios, los rencores, los remordimientos, los sueños, las vulgaridades, el arrepentimiento, la sanata, la nobleza, son de todos en grados variables; implican la corrección racional entre medios y fines, abarcan más entidades que las preexistentes en uno, son condicionadas o determinadas por ese horror inmenso, infranqueable, imposible, que son los otros? Todos los otros, todos los que no son yo.
¿Dónde, o de qué modo, bajo qué pretexto cohabitan las pasiones políticas con el beso en los labios, con el abrazo al amigo, con los hoteles de ruta, con las fantasías y los pecados, con la visión lluviosa de la nostalgia?¿O no se cohabitan?
¿Son un reflujo del pasado, son una simple y tierna mirada al futuro, son la exacta pulsión del ahora (ya evaporado) que impide, si cabe la palabra, controlarse?
¿Se resume todo a fórmulas químicas, a ansiedades, a inconscientes colectivos o individuales?
Las pulsiones políticas existen. Pero.
¿Paran, terminan, se marchitan? ¿Tienen más miedos que certezas, tienen más sueños que heridas? Las pasiones políticas, que mudan de ropa, de amigos, de novias, de variables, de cuadros estadísticos, de calores en las manos, de dientes, de años. No en todas laspersonas, no de los mismos modos.
¿Y si yo no fuera mejor que el otro? ¿Y si no fuera posible separar la dimensión del otro de lo que el otro es, de lo que el otro cree, de lo que el otro sueña? ¿Y si el otro es, en todo caso, como yo?
¿Y si el otro no es, ni puede ser, como yo?
¿Y si el enemigo, irremediablemente, fuese uno mismo? ¿Y si uno se realiza en tanto los otros, para los otros y contra los otros? ¿Y si no queda otra? ¿Y si quedan muchas y uno no las conoce? ¿Y si uno quiere conocerlas, a riesgo de deshabitarse, y no le alcanza el tiempo? ¿Y si nada transcurre, si es una ilusión, y si uno no atrapa más que la ilusión, y si uno vive en la ilusión, y si uno pierde la batalla en el target de los arrendatarios de la ilusión?

¿Y si uno no se hiciera estas preguntas boludas?

10 comentarios:

  1. Carrasco: el mundo se divide en dos. Los que nos gusta hacernos preguntas (incluso las boludas) y aquellos que creen tener respuestas. Los segundos son exitosos. Pero los primeros somos mas interesantes para las chicas sensibles.

    ResponderEliminar
  2. ¿Dónde habitan, en cambio, las pasiones políticas?

    Tengo el fin de semana para pensarlo...

    Pienso que La Duda, nos constituye. Desde la duda, peleamos batallas y derribamos cíclopes.

    Pero la misma duda nos juega en contra a la hora de construir.


    Me cagaste el dia Carrasco!!! Gracias por ello.

    ResponderEliminar
  3. no quiero pecar de marxista si es que es acaso fuera un pecado, pero si suponemos que los ideales politicos, y las pasiones en que estos devienen son de alguna manera el medio entre la utopia y la realidad de nuestras fantasias, me parece bastante sensato que estas fantasias no sean mas que lo no existente en nuestra vida material contemporanea, por lo tanto, residen en ese espacio material-mental de nuestras falencias y debilidades, capacidades y virtudes de cuya necesidad de perpetuarse o de extinguirse nos generan ese sentir visceral de la politica

    a no confundir las pasiones politicas, de alguien que hace politica con pasion que son cosas muy diferentes,

    saludos

    ResponderEliminar
  4. la ilusión vive en uno. A veces se resguarda, se mete en el ropero, se esconde, se cubre. Otras, sale a dar batalla, brilla, se deja palpar. y se va recreando con el otro, porque es el que la incentiva, le da vida, la deja sostenerse. Cuando el otro se va, la ilusion queda tambaleando y no sabe si quedarse o descansar. y el papel de uno estuvo en todo momento, encegueciéndose o poniendose anteojos.

    ResponderEliminar
  5. no sé las respuestas ni pretendo encontrarlas pero pienso que me encuentro muy cerca de afirmar que si no te hicieras estas preguntas serías un sojero más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. carajo con los dos galanes del blogsmundo...
    los leo como si los escuchara a Uds. decirlo...
    pero aunque quisiera no me da por la cursilería que hoy los atacó, así que me voy a leer a Fernandez que apunta y pega en la mollera a diferencia de los que le apuntan al bobo... (y encima tienen buena puntería...)

    ResponderEliminar
  7. Qué te parió. Cómo hacés para escribir así.

    ResponderEliminar
  8. "Lo que nos ocupa es esa abuela; la conciencia que regula el mundo".

    ResponderEliminar
  9. Como suele suceder, los comentarios son mejores que el post.

    ResponderEliminar
  10. La Pasión es la Pasión que atraviesa la vida, la política, las dudas, los gestos, la construcción, las conversaciones, ciertos silencios, las cada vez más pocas certidumbres, las preguntas que no nos dejan dormir, las preguntas que amablemente se corren, para volver en otro momento, y nos dan lugar al sueño...

    Un gustazo leerte a vos, y a los comentarios que te dejan. Qué bueno encontrar tu blog, de trasnochada por Peronautas, en la víspera de las elecciones, y pensando en lo ridícula que me voy a sentir votando con barbijo por ser presunta portadora de gripe A.

    Saludos!, dejo un fragmento de poema de Debrik Ankudovich

    "Bienaventurados los que soportan el peso de la pasión/ su llaga definitiva/ su costado sorpresivo."

    ResponderEliminar