domingo, febrero 21, 2010

TN y la gente



Este video publicado en el blog de Diego F es sin dudas un papelón y denota la falta de seriedad, cultura y formación profesional de quienes estaban abiertamente difamando y agrediendo  a unos pibes por portación de rostro. Se puede ver el final, porque los trabajadores de TN al aire demostraron una torpeza mayúscula para manejar la situación.
Pero, es curioso, cómo nunca se equivocan. Y, a otro tema.

1) Mentir que "hay vecinos" -categoría, digamos, un poco naif- que "avisan" que están robando (ladrones y vecinos, clásica tira del medio pelo) torna la situación más cruel. Si hay un robo, filmarlo e ir a comentarlo con un micrófono, es una actitud ridícula, pero que además, lleva las cosas a un enorme riesgo, ya no para los trabajadores de TN, sino para los "vecinos", los "ladrones" y la "policía", además de los trabajadores gobierno de la Capital Federal que está trabajando en la zona.

2) Obvio que es mentira que "los vecinos nos avisan", pero en todo caso, no hay que avisarle a una movilera de una empresa de comunicación, en general, conviene avisar a la policía. Afirmar lo que no se sabe "no hay nadie en la peluquería" y meter la cámara adentro, ay, ay, ay. Esa mujer  con el micrófono, a lo sumo sabe la Dialéctica del Iluminismo, que en tales situaciones, no ayuda en nada. 

3) Mentar fuentes inexistentes ya es una práctica común, olvidable, que genera indiferencia. Cualquier cosa vale. Hasta mentir tan descaradamente. Si los "vecinos" les huvieran "AVISADO!!!", por supuesto, los hubieran entrevistado para que se hagan cargo del papelón.

4) La señora de la peluquería fue catalogada de "víctima", como no era tal, chau ta luego. No pasa ni siquiera a "damnificada". Chau, ta luego.

5) Las sospechas de la movilera y del conductor, no eran sospechas relatadas, sino certezas (dichas al aire): en ningún momento se les ocurrió que su rol, ahí, era, en todo caso, muy otro.

6) Es evidente la sarta de prejuicios racistas que acumulan, cuando las imágenes muestran los presuntos delincuentes: son jóvenes, morochos, de ropas baratas. Y según ellos, "disimulan que estáns acando agua" porque vino una mujer con un micrófono y un tipo con una cámara. ¿En serio que se puede ser tan nabo, es gratis?

7) Cuando una persona normal y sensible ve unos chicos sacando agua de un negocio,  se conmueve. Hay gente entrenada (no profesionalmente, sino cínicamente) para regodearse en esas tragedias, usarlas, mostrarlas, jamás tener en cuenta si la persona que sufre quiere ser mostrada en trance de sufrimiento. Seguramente si alguien mostrase el análisis clínico del camarógrafo o una cámara oculta en un telo del conductor, sería considerado un "ataque a la libertad de prensa, de expresión y de la república". Funciona así. No porque sean malos, ni conspiradores, ni especialmente siniestros ni porque trabajen en TN o en el Grupo Clarín. Funciona así en casi todas las empresas de comunicación, grandes, medianas, chiquitas, y por aceptación gustosa de sus trabajadores las más de las veces. Eso es raro. Ese goce perverso, escudado en el cinismo de que "la gente quiere ver estas porquerías", es raro. Muy raro.