sábado, abril 17, 2010

Imaginando el 2011



El espacio electoral existe y el entramado corporativo lo necesita: un peronismo de derecha que a su vez abreve en una transversalidad con la derecha no peronista. ¿Una fórmula Reutemann-Carrió resumiría esto? Sí, probablemente, pero no nos haría ni cosquillas: lo jodido sería Reutemann- Felipe Solá. Pongámosle, a los efectos de imaginar nomás, un tercio del electorado (y ante un probable triunfo en segunda vuelta, un gobierno con minoría en Diputados y casi nada en el Senado y la mayoría de las gobernaciones en contra).

El socialismo y los distintos parientes pobres del radicalismo orbitarán alrededor de la admirable e inútil pervivencia del radicalismo. La UCR ya puede dar cursos de sobrevivencia para Boy Scouts y aspirantes a legisladores intrascendentes.
Cobos ya fue. ¿La gobernación de Mendoza? Si gana, allá, la interna.
¿Alfonsín-Binner, de modo de reafirmar su voluntad de Organización No Gubernamental?
Muy probablemente: el radicalismo tiene un sólo horizonte estratégico: seguir existiendo, después se verá.
Un 20% del electorado.

La clase media alta -beneficiaria de la transferencia de ingresos a su favor desde el 2003 a esta parte, pero siempre manijeada por los medios concentrados de comunicación- tendrá su "voto a conciencia", conciencia propia facturación ajena, también llamado "voto idiota".
Un 10% con altos índices electorales en las zonas más ricas del país.
Fernando Escándalo Solanas está medio gagá y algo gastado televisivamente, además, un ídolo de los sectores ricos con conciencia llena de pochoclo, no puede durar más de dos elecciones, está científicamente comprobado por la Universidad de La Matanza. Ya aparecerá algún monigote. Pero tiene que ser fuertemente gorila, de acuerdo a la modalidad gorila de moda: la ninguneadora o "superadora de lo bueno del peronismo y lo bueno del radicalismo para crear lo nuevo", que viene a ser la Alianza Popular Revolucionaria de los 70, el PI de los 80, el Frente del Sur o el Frente Grande o el Frepaso de los 90, Autodeterminación y Libertad del 2001, el Monotributismo de Lozano y Pino Solanas, etc: la persistencia añeja y ajada de la construcción de lo nuevo.
Un  nombre, una idea, por si falta: Jorge Lanata, candidato a presidir la UNASUR pero también encabezando la boleta de legisladores porteños, tipo por las dudas.
10% de los votos, 70% del centimil televisado.

Y Cristina-Sabatella, un tercio del electorado.
El sueño de una noche de verano de ganar en la primera vuelta no lo veo.

Peeeeeero, sino entramos al balotage con Reutemann-Solá (Mimicha y su blog pueden, desde Mónaco, darnos una manito en ese sentido) y le pagamos un avión privado, muchos reportajes y le besamos los pies al Hijo de Alfonsín, conocido como nieto de la democracia y dueño del copyright del Padre de la democracia, y entramos con él a un balotage; entonces que nadie -de los blogueros rentados, como mi caso- saque las fotos de su esposa del escritorio, que la secretaria no se consiga otro amante, que los familiares no vayan pensando en trabajar: tenemos 4 años más.

Y el resto, que vayan a laburar.