miércoles, septiembre 14, 2011

gracias, Leuco.





 A un año de ésto. No puedo parar de reírme...está mal que yo lo cuente -porque soy un perdedor, pero, bueno, ay, qué bien que me ha ido con las chicas, gracias, Leuco!
Por lo demás, obviamente, este payaso de Leuco no hizo ninguna denuncia, porque, simplemente, es un mentiroso. Y bastante imbécil, pero, hay que reconocerlo, que me hizo, me hizo un favor....Oh, qué bien...Ya estoy para entregarme en el altar, con las manos esposadas, diciendo que ya fue, ya está, ya no quiero más: gracias, Leuco, pero ya está.
Me acuerdo que a los pocos días de la amenaza de Leuco hacia mí, había una chica -no Agustina, que es mi amiga, otra- en un pub de la República de Palermo, cerca de una vía. La misma chica que un par de meses atrás, no me daba ni la hora. Al contrario: cuando me la había encarado, se me cagó de risa. En la cara. Y estaba, esa noche, en un pub, y me vio, y se reía. Una chica, muy linda, preciosa, un encanto, pero tan hija de puta que no me daba bola. Vino, riéndose, se me sentó al lado. No paraba de reírse, la hija de puta. Solamente paró de reírse cuando me estampó un beso. Pero yo soy vengativo, muy. Rencoroso. Tanguero. Y cuando estaba entrando al hotel, de la esquina, iluminado por un foco tímido, yo tosiendo un poco, cuando estaba entrando, con ella, sí, pero también, ahí mi venganza, con la amiga de ella, cuando estaba entrando, subiendo en el ascensor -queda mal que yo lo cuente- dije, riéndome, asmático, dije, gracias, gracias Leuco. Y cerré la puerta, del hotel, mientras una de ellas, se sacaba el corpiño, y la otra, la otra la ayudaba, a sacarse el corpiño. Si supieras todo lo que te debo. Gracias.
Sepan disculpar, no puedo parar de reírme. Graciaaaaas!
(Perdón, mañana vuelvo a ser el mismo perdedor de siempre. Ahora me atraganto la empanada, acordándome, escupo lo que comí, qué risa, carajo. Perdón. Buenas noches)

5 comentarios:

  1. no entendí te moviste a leuco travestido?!

    :P

    ResponderEliminar
  2. y bueno.Al final todo lo hacés para levantarte minas... Así mi sra no querrá que me junte con vos en mi viaje a la CABA...

    ResponderEliminar
  3. sí claro cómo no le vas a agradecer, si te lo facilitó con las minas y cómo! hasta de a dos; repasando todo "esto" que se armó a partir de una nada en cuanto a trascendencia, fuera de lo personal, vos tiraste el "anzuelo" e increíblemente el "pescado" (no pez, pescado)picó, picó! te das cuenta? me doy cuenta? lo que en cualquier esquema vivencial minimamente lúcido, es solo una tremenda pelotudez, una posibilidad en cien mil de pescar langostinos en el paraná, resultó, dado el estado de alienación en que se sumergió (y sumergieron) a esa caterva de impresentables, oportunistas y mediocres que se dicen periodistas como Majul, por caso, se puede decir escritor,resultó decía, en una fantasía paranaoica de donde (dice Panero en otro contexto), no solo no quieren salir sino que quieren que los demás entremos; está bien que te dé risa, con algo hay que defenderse encima cuando dicen que vos te equivocaste al decir,bla,bla,bla y sumale el sueño de heroicidad de leuco y no da para otra cosa...es mucho pedir que dejen de denigrar la profesión de creerse más allá de todo, de considerarse intocables pese a lo totalmente truchos que son? sí, es mucho. Riamos, no da para veinte años de cana, ni tres a cinco bajo emoción violenta

    ResponderEliminar
  4. yo también, asombro, me asombro. Y no puedo parar de reírme. Me acuerdo y, no puedo, te juro que no puedo parar de reírme.

    ResponderEliminar
  5. Boludo, es lo mejor que vi en los últimos tiempos, groso, groso, groso! Leuco un papa hervida nacional! Gracias Carrasco, hace un año las boludeces no cotizaban en bolsa!
    Abrazos Indios

    ResponderEliminar