viernes, julio 31, 2009

Diego F es un mal perdedor



Bue, vamos a los temas importantes. Estaba leyendo el blog de Diego F y me encuentro con esta nota; que refleja a su vez la nota de Gerardo Yomal en la revista Zoom. Ese día, antes del encuentro, lo conocí a Gerardo Yomal, en un almuerzo junto a Eva Row y Fernando Báez y el gran Betta, Juan Carlos Betannin. Tuve que comer un bife de chorizo con un buen vino tinto y puré, esos esfuerzos que uno hace de vez en cuando.

Vuelvo al punto. En la foto, colgada en el blog de Diego, se lo observa justamente a él hablando por el micrófono. Al lado, el del pullover a rayas, pelada prominente y cara enfurecida, disparando rayos venenosos por la mirada, estoy yo. Mucho gusto.

Es ya conocida la rivalidad que me une con Diego F. Es casi irracional. De hecho, en esos momentos, pidió el micrófono sólo para hablar mal de mí. Evidentemente, todavía le duele el cuarto puesto en la Capital de su candidato, conoceme/conocete que resisto un archivo. Hay gente que es así. No tolera las diferencias, los matices, y sobretodo no se aguanta perder. Podrá decir que Claudio Lozano es un pajero, pero es mi ídolo. Podrá decirle a Pino Solanas ancianito gagá, pero yo lo sigo apoyando a muerte. El tema de la minería es el gran clivaje nacional, sin dudas. Pero él no se la aguanta, no hay caso.

Así que la compañera María Pía tuvo que interceder, invitando a un locro peronista para limar diferencias (en el caso de Diego) y para que yo no sea tan limado. Tremendo esto que pasa. Los argentinos no logramos ponernos de acuerdo en tres o cuatro temas, dialogar, llegar a un consenso: ponele, en el caso de mi consorcio: ¿qué necesidad hay de echarme de mi edificio, si yo nunca protesté porque el resto de mis vecinos tenga la estúpida ocurrencia de dormir por las noches? Hay que ser tolerantes, viejo. Sino, no va.

En fin, sigo escuchando mi canción preferida, esa que hace suspirar a flogger y emos, taluego.