viernes, noviembre 25, 2011

Sintonía gruesa




En la entrada anterior, se me olvidó una cosa. Sobre la que sé poco. El traspaso de la administración de los subtes que financió el país para los habitantes del puerto, del estado federal a la intendencia portuaria. Lamentablemente, ese traspaso fue sin los correspondientes recursos. ¿O no debería el intendente Macri pagarle al estado nacional el costo de los trenes, las obras, ampliaciones, subsidios durante décadas? Por supuesto. Claro que sería una cifra alarmante y los porteños, al pagar impuestos tan bajos (olvidate de que paguen el boleto de subte por lo que vale) y ya no tener capacidad para endeudar más al país, no podrían pagar su deuda con los más pobres. Con las regiones de la pobreza estructural, mecánica inherente a la riquea estructural.
Es curioso cómo la dialéctica de la intendencia pretenciosa de Macri (pero no hilarantemente reaccionaria como la Telerman e Ibarra) conviviendo con un gobierno nacional de izquierda, salda deudas históricas que, por supuesto, no estaban en la agenda del progrechurro que estudia en la UBA (otra deuda pendiente para la desigualdad social: no financiar la UBA por parte de formoseños, tucumanos, santiagueños, salteños) porque ls progrechurros en la UBA no estudian, se becan. Funciona, la UBA, como el gran subsichurro de los colegios privados. Sistema educativo secundario, el portuario (con Ibarra era peor) que está un poquito más a la derecha que el de Chile. Una vez lo dije en 678, nadie me dio bola. Son temas muy complicados para la sensibilidad de la gente. La UBA, el subte, el Conicet (hasta el primer gobierno de Cristina) son parte del esquema de grandes subsichurros de los más pobres a los más ricos.
Se saldó una de esas demandas.
A la par que el gobierno kirchnerista reforzó el sistema universitario en el conurbano y en el resto del país. A la vez que cometió el pecado (perdón socialistas, radicales y troskistas por tocarles la caja partidaria) de crear nuevas universidades. Es muy divertido ver cómo se opusieron los radicales y socialistas. El socialismo, incluso, se opuso a la creación de universidades en el norte pobre de Santa Fe. Se hizo igual, obviamente, con sintonía gruesa.
Oh, cómo extraño la sintonía gruesa.