domingo, noviembre 18, 2012

Zapatillas para trolos y trolas

-Doooooooooooooootor, disculpe, vuelvo más tarde!
-Cuántas veces, Carlito, le he dicho que golpee la puerta antes de entrar? ¿Cuántas veces? ¿No ve que puedo estar en una reunión importante?
-No se preocupe, Dotor, a mí me encanta los travésticos también. Son igualitarios.
-Ah, sí, él es Flopy.
-Encantada, dotora travéstica.
-Andá, Flopy, que tengo que resolver asuntos importantes. Soy Vicedirector de Urgencias, la patria me requiere. ¿Eh? Ok, sí, Carlito, pagale a la señorita. Y pasame con el Ministro de Ontología.
-Ya está en línea, Dotor.

-Buenos días, qué gusto escucharlo, señor Ministro de Ontología, gracias, muchas gracias, sinceramente, por llamarme.
-Usted me llamó, tarado.
-Por eso. ¿Cómo dijo? Ah, sí, sí, yo lo mandé a llamar. Por las zapatillas. ¿Se acuerda, Ministro?
-No.
-Yo le había pedido que con la partida de apresuramiento del monte polonio compremos algunos pares de zapatillas para el productor de Canal Ultranuestro, ¿recuerda? Que tiene, el Pepe, una zapatería, que le está andando un poco floja, en Las Cañitas. Y nos pidió que le demos una mano. Después de decir que el Jefe de Gabinete Psicológico no sería, según estudios de no me acuerdo qué universidad de Palestina, son tantos los ataques de potencias extranjeras que recibimos que ya ni los memorizo, bueno, que no sería, ni más ni menos  nuestro Jefe de Gabinete Psicológico, no sería más lindo que Brad Pitt. Un complot, sin dudas. Pero bueno, nos pidió una mano. No es que nos esté apretando, para nada. Sino que...
-Cuántos pares eran.
-17 millones, pero se podía bajar si era mucho.
-Los compré.
-Usted es mi ídolo. Primero usted, después la patria, después el movimiento, después el Mercosur y luego su esposa. Y recién después los hombres.
-Mi divorcié.
-Por eso, Ministro, siempre priorizó la patria y el movimiento.
-Le mando los 15 pares de zapatillas.
-Gracias. Ah...¿no eran 17?
-Son 17, pero vinieron 15.
-No hay problema, yo al Pepe le mando los 13 millones de zapatillas y arreglamos.
-Usted le manda 14 millones, señor Vicedirector de Urgencias.
-Por supuesto, lo que usted diga. Primero la Patria, después el movimiento, luego los hombres, después los igualitarios, después las mujeres y después, siempre después, yo. Siempre el último.
-¿Se está quejando?
-Para nada, Ministro. Jamás me quejaría. Aunque ganaba más en la actividad privada.
-¿Y a qué se dedicaba?
-Tengo una fábrica de zapatillas en Las Cañitas.