miércoles, febrero 06, 2013

Cierta exterioridad

Notaron que hay quienes hablamos del kirchnerismo como corriente "nacional, popular, progresista y democrática"  y cierto giro discursivo, expresado más que nada desde que la palabra de Boudou, por las razones de público conocimiento, adquirieron mayor visibilidad, cierto giro discursivo, gobierno o muerte, hola Verón, qué tal Sigal, donde el eje es el gobierno y la razón de ser ya no es lo cumplido desde el gobierno a la anterioridad social de esa disputa para que, ahora, no haya más anterioridades?
Kicilof tuvo "la idea" de estatizar YPF y Boudou de estatizar las AFJP. Por ejemplo. Como si el Frenapo, como si la CTA, como si Yasky, como si nosotros, como si Pino Solanas, como si el Morena, como si, todo como si que nos va alejando de sumar para...Para qué?
En Perón o Muerte, Eliseo Verón y Sigal encuentran este giro discursivo de Perón cuando emprende la desastrosa (y criminal) reformulación del peronismo hacia el conservadurismo popular -elemento presente ya en el primer peronismo, pero no en el mismo despliegue- pero éste no es el caso. No hay giro conservador. Lo que hay es cuidar disputas reservadas en pos de defender ideas que...nos pueden jugar, a mediano plazo, en contra.
Cuando este gobierno termine, cosa que tarde o temprano sucederá, ojalá sea dentro de 40 años, yo pienso seguir siendo kirchnerista, o sea, bancando los escraches (como hicimos junto a los HIJOS), los reclamos de explicaciones patrimoniales (como hicimos con Menem), las huelgas (como hicimos con De La Rúa), los cortes de ruta (como hicimos con Duhalde), la ruptura con las corporaciones (como hicimos contra Clarín desde el año 2000 y con más fuerza en 2006), el alejamiento del FMI (como hicimos siempre) la reversión real del neoliberalismo (como hicimos siempre con las AFJP, Telecom, YPF, EDENOR, EDESUR, los tratados de libre comercio que aún perduran).
Yo no tengo nada privado que defender que no lo haga de manera individual. Si detrás no hay una reivindicación ideológica, lo dice un tipo que trata y se cuestiona de vivir como piensa, entonces, no me jodan con que viene el lobo. No cuenten conmigo. No denigren mi palabra. Por que yo sí creo en la democratización de la palabra.
Que no implica cerrarse, boicotear discusiones de fondo, alienarse.
Cierta exterioridad del funcionariado hoy es empujada a la oposición, encasillada con perversidad, estupidizada.
No cuenten conmigo.
Que no soy oposición
Pero tampoco soy el gobierno ni quiero serlo.
Soy kirchnerista.
A pesar, en ciertas ocasiones, del gobierno. Soy kirchnerista por nacional, popular, democrático y prograsita. De progresista no tengo nada. De prograsita casi todo.