viernes, enero 29, 2016

Qué boludo es el presidente.


La Cámara de senadores tenía, originariamente, una doble función. La de enviar delegados gubernamentales al poder federal –por eso no se elegían por voto directo- y la de representar a la provincia. No siempre los intereses del gobierno provincial son los intereses de la provincia.
Los  gobernadores peronistas se reúnen para pedirle al gobierno nacional que distribuya la coparticipación de una manera distinta a la que ellos mismos reparten con las intendencias, pero se reúnen por un dato que pasa inadvertido. Sus senadores no les responden.  El mensaje no es hacia Macri como hacia adentro del Partido Justicialista.
Macri es el desfavorecido de ese mensaje porque le conviene un peronismo disgregado y a las patadas, proceso que viene interrumpiendo con sus habituales torpezas políticas. Esas de las que luego se retracta, dejando como idiotas a sus fans –el PRO no tiene militantes, tiene fans- que las defendieron como si fueran el supremo altar de la patria republicana.  Mientras el boludo, ausente con aviso de la presidencia, hace una LIMPIEZA ENERGÉTICA de su despacho hay un montón de exóticas y sinceras teorías de por qué esta vez las viejas recetas que vienen fracasando hace 50 años, van a funcionar. No funcionaron con Kicillof y gracias aeso ganaron, pero en el PRO creen que se puede seguir con el Plan Kicillof siemrpe y cuando sea con buenos modales. Un razonamiento perverso que hemos visto, con otros ropajes y argumentos, miles de veces en la historia argentina. Siempre terminan igual. Mal.
LIMPIEZA ENERGÉTICA, ay, ay, ay...En eso se diferencia de la vieja, por lo menos ventila la oficina.  Pero se ve que la  tendencia a tener presidentes vagos, más interesados en gobernar la televisión que el país, llegó para quedarse. Es furor en las redes sociales, diría la prensa militante cuando quiere instalar alguna idiotez como que el perro Balcarce es simpático y que Antonia y los vestidos de Juliana y que  eso humaniza a bla, bla, bla. Qué boludo es el presidente. Horas antes de ir a hablar  de seguridad jurídica en Davos mete preos a una diputada del Parlasur.
Casi todos los presos políticos de nuestra historia y de la historia de todos los países, cometieron delitos comunes, pero son encarcelados por sus ideas políticas, no por sus delitos comunes. Es el caso de la diputada Milagro Sala. A quien no voté ni votaría, pero diría las mismas palabras si el próximo gobierno mete preso a un diputado del PRO o la UCR con estas mismas razones.
Dos meses de gobierno y Clarín ya parece Tiempo Argelino, elogiando los ventiladores, el Mercado Central, los paseos al aire libre, toda la Agenda Africana de la vieja, incluidos sus grandes hits de que el aumento del dolar no se traslada a los precios, que mucha suerte Pablo Echarri y que no hay devaluación sino apertura cósmica a nuevos valores. Y el constante ataque a los opositores. Sobre todo a los opositores escogidos, que ahora se la dan de republicanos cuando hace un año andaban explicando que un fiscal asesinado en realidad se había suicidado por la culpa de investigar a la reina. Payasos.
Esta película ya la ví.
No va a funcionar,