domingo, enero 31, 2016

Recordad ese remoto pasado -hace 2 meses- donde había corrupción, oprobio, injusticias



Qué será de la vida de esos héroes corporativos que tan implacables lucharon contra la corrupción en el Chaco y Formosa, desde sus lujosos palacios de invierno, su inmaculada ética, sus venerables ancianos profetas de la república. Dónde andarán, qué será de sus anchas valentías. Sus ansias de calidad institucional. Su verbo industrializado. Dejando al negrito de los bolsones con una palmadita en el hombro llevaban su cuerpo enhiesto hacia el altar de la justicia clavándole, como el Rey Arturo a un burro furioso, la daga del micrófono en las fauces sedientas de un concejal de Calamuchita. David contra Goliat, aunque no me acuerdo bien cuál era el bueno ni quién ganó. Siempre viene bien. Furor en las redes sociales. Fuentes allegadas a los intendentes del conurbano. Dejaron trascender desde la Casa Rosada. El tío de la madrina de la esposa del vecino y su foto en Facebook con el concejal de Calamuchita, responda hijo de puta, responda ya.
Con un silencio torpe y al borde acorde de la desgracia imaginada que de todos modos difícilmente se produzca, pero ellos no lo saben, ese es todo el secreto. Oh, héroe valiente de inamaculado pasado y más prestigioso presente y qué prometedor, señora, qué prometedor futuro. Lo has logrado. Has puesto tu nombre en el bronce. Te aman las gordas desgraciadas. Las ancianas con o sin artristis. Las colegialas confundidas. Te aplauden en el subte, te saludan en el consorcio, toda la gloria recaerá en tí predestinadamente, la gloria, la inmensa gloria, toda la gloria disponible del planeta y para siempre, por siempre jamás, hermano, has gando, felicitaciones, oh, qué gran momento.
Ja.
Pelotudo.