lunes, marzo 22, 2010

¿Habrá internas en el peronismo?



No la veo, Omix. La última y única interna nacional del peronismo fue en los años 80, cuando Menem derrotó a Cafiero. Años atrás, Cafiero había ganado la gobernación de Buenos Aires por fuera del peronismo, y Menem era el único gobernador peronista que coqueteaba con el Tercer Movimiento histórico que quería formar el entonces presidente Alfonsín.
De ahí en más, jamás se logró realizar una interna, porque Menem blindó el Justicialismo -conducido ideológicamente por la UCEDE- y luego, Duhalde blindó Buenos Aires y los candidatos de Menem se bajaron (Rodríguez Saá, Reutemann, y Palito Ortega aceptó secundar a Duhalde).
 En el año 2001, el duhaldismo ganó las primeras elecciones para senador nacional en la provincia de Buenos Aires, imponiéndose sobre las dos restantes candidaturas filo duhaldistas: la de Alfonsín por la UCR y la del padre Farinello por el Polo Social. El radicalismo hizo el peor gobierno de la democracia y eso permitió que Duhalde hiciera el segundo peor gobierno desde la restauración de la democracia. Aniquiló el Justicialismo, que fue -al igual que el radicalismo- separado en tres listas. Kirchner armó con Solá un modo de sacar a Duhalde de la cancha, que fue derrotado de modo aplastante, pero en la elección general, no en una interna. La misma estrategia con distintos resultados para sacar de la cancha a Puerta en Misiones, a Saá en San Luis, a Reutemann en Santa Fe, a Juárez en Santiago del Estero, a Menem en La Rioja, a Romero en Salta, a De La Sota en Córdoba (de la mano del payaso de Luis Juez).

La hipótesis de una interna nacional está un poco flojita de papeles: el peronismo de derecha no logra una conducción unificada, que pueda garantizar fiscales. Así de simple.

Supongamos que De Narvaez fuera candidato a la presidencia (más allá de esa boludez de que haya nacido en Colombia: la constitución dice cosas más profundas, importantes y trascendentes que no se cumplen desde 1853, desde 1949 y cuando volvimos a tener una constitución hecha en democracia, vía Pacto de Olivos, en 1994). Bien, ponele (el ejemplo se aplica a cualquier cacique sin indios de la derecha peronista).

El oscuro empresario Francisco De Narvaez necesita conseguir por lo menos 1000 fiscales distribuidos en toda la provincia de Formosa. Hasta la fecha, no tiene siquiera uno. Necesita acordar con das Neves, con Reutemann, con Busti, con Puerta, con Romero, y ponele, pero ponele eh, que logra acordar y más aún, que le respetan los acuerdos y Puerta saca su billetera y garpa los remises y sánguches de milanesa para su muy menguada tropa misionera. Ponele que sí. Bueno, Francisco, todavía te faltan 17 provincias y la totalidad de los distritos electorales de la provincia de Buenos Aires.

Esto es una interna, no una general.
Y una interna del peronismo, no una interna del Frente Grande o del Partido Intransigente (donde también se volcaban padrones, donde Bordón le ganó a Chacho porque cerró mejores acuerdos distritales, donde Meijide perdió 20 a 80% con De La Rúa y el radicalismo, en fin).

Lagente, se supone desde la tele, saldría en masa a votar al partido que detesta, de modo de influir en la interna y gane Kirchner. Ponele que esa aventuradísima hipótesis sociológica tuviera algún asidero en la realidad.

Bien. En la secccional octava de Paraná, en la escuela donde se vota, suele haber en las generales (en las internas es otro mundo) unos sesenta militantes: 40 del peronismo (de sus distintas agrupaciones), 20 del radicalismo. Son gente del barrio, de una de las seccionales más grande. Conocen a sus vecinos, están para convencerlos, saludarlos efusivamente, convidarles cigarrillos y hablar sobre fútbol. De Narvaez no tiene un solo militante en la seccional octava. Ponele que acuerde con Busti (que es de Concordia) y con alguna agrupación de Paraná. Ponele. Es más, si querés, de onda, te presento a un tipo que vive por la zona, estuvo en el Comando de Organización y detesta al gobierno montonero -"que ponía bombas en los jardines de infantes"- el tipo no es muy querido porque esa zona tiene algunos desaparecidos de la JP, pero bue. Ponele que te da una mano. Eso sí, la veo recontra difícil que el tipo saque su billetera para tirarle 10 pesos a los pibes que piden para la birra, que ponga su auto y busque la gente para votar, que trate de convencer a su tía, que organice un asado en su casa. la veo difícil, y al pedo. Los radicales del Barrio belgrano vana a votar en su propia interna, no en la del peronismo para darte una mano. ¿Si podés presentarte desde el PRO, o desde el partido Unión Popular, o desde Buenos Aires para todos, o la Democracia Cristiana, o desde la agrupación El Viejo Toopo, para qué gastar guita, saliva, esfuerzos, paranoias, en algo que puede salir mal?
Te lo digo de onda.