miércoles, diciembre 15, 2010

El giro de Macri



Llama la atención el repliegue ideológico de Macri: de conquistar el amplio abanico de la antipolítica -que opera principalmente en los sectores medios -altos y altos- a replegarse en la derecha conservadora, además de poco sofisticada, claro, es Mauricio, es Macri.
Que el actual rostro humano pero argentino del PRO, Gabriela Michetti, esté en un segundo plano detrás de dirigentes como Santilli o Rodríguez Larreta, es un retroceso de la vulgata chabacana de la antipolítica cool, para  meterse en el fango de la política, sí que por derecha.
Esto implica, además, la renuncia a una eventual candidatura presidencial que, como venimos diciendo desde hace tres años, nunca ocurrirá. Pero servía, la farsa de la candidatura, para dotar de algún grado de expectativa y cohesión interna a a la empresa PRO. Es decir, para iluminar una gestión opaca, siendo amables.
Correr el velo de la expectativa, someterse a las duras claves de la lucha política, no es propio de la filosofía cualunquista del PRO. De Alejandro Rozitchner, digamos, ese Luis Majul de la licenciatura en Puán.
El PRO notó que faltaba política.
Qué lindo sería que alguien del Frente Para la Victoria Ocampo notara que, mientras 6 mil porteños se organizaban para tomar un parque, ninguno de sus máximos dirigentes políticos supo que esto estaba sucediendo.
Capaz que estaban leyendo a Paco Urondo con Carla Comte, pero no vendría mal, de vez en cuando, conversar con los militantes del territorio.