jueves, junio 16, 2011

Cristina y un balotaje




Las dos grandes incógnitas electorales que hoy -sólo hoy, corazón- se presentan, sólo hoy hasta que medien los imprevistos que necesariamente tiene el futuro, son bastantes simples: 
1) Si Hermes Binner, el gobernador soviético de Santa Fe, le quita más votos a Cristina que al Hijo De afonsín -con lo cual, desde sus corporaciones amigas, hay que potenciarlo-.
2) Si las elecciones, y más, obviamente, una derrota kirchnerista, en la pampa húmeda sojera -las provincias portuarias de Córdoba y Santa Fe y la ciudad portuaria- impactarán en el desmoronamiento de la idea instalada de que hoy, Cristina -qué tal, presidenta, buen día- será reelecta. 

Más allá de lo que hoy, sólo hoy, se piense sobre estos dos interrogantes, hay que tener en cuenta, lo digo con la humildad que me caracteriza, que:
a) Nunca en la historia argentina, un movimiento político del mismo signo, tuvo tres períodos consecutivos al frente de la presidencia ni 12 años -Perón estuvo a punto de pasar esa cantidad de años, pero fue derrocado por a dictadura progresista del socialismo, el radicalismo y los conservadores. Hubo sí, por ejemplo, tres gobernadores en la entonces ciudad/provincia de Buenos Aires, pero en simultáneo y peleados entre sí. Sucedió un 20 de junio, un día como hoy, de 1820. La historiografía liberal autoritaria, conoce ese período como "de anarquía". Gracias a ese gran periodista independiente que fue el General Mitre. Ciertamente, contó la historia de un modo distinto a como ese día fue narrado en La Gaceta, ese otro órgano del periodismo independiente que fundó Mariano Moreno. Pero esto, señora, no tiene nada que ver. Ya sé.

b) En el año 2007 la presidenta ganó con casi el 45% de los votos. Necesita, en el 2011, del 40% y 10% de diferencia con la derecha del Hijo De alfonsín para evitar un balotaje. 

c) en la argentina, corazón, nunca hubo un balotaje presidencial. Se instauró en el 74, pero los radicales, con Balbín y De La Rúa, dos grandes progresistas y periodistas independientes, por qué no, también, no llegaron al 30% siquiera. Y Perón, acompañado de la efímera y escueta, siendo amables, Isabel, alcanzó más del 60%  de los votos. Antes, Cámpora no obtuvo el 50% que requería, entonces, el balotaje que había impuesto la dictadura, cuyo candidato salió tercero, al frente del partido con el que la UCR se acaba de asociar. Pero, la UCR, se ausentó del balotaje, como hiciera Menem, en el 2003.
El balotaje instaurado por la reforma constitucional del 94, tampoco se ha puesto en práctica aún.