domingo, noviembre 18, 2012

Un comentario en un post:


Lucas, es que vos entendés: son gente ajena a procesos políticos y económicos... sus progresos son solamente fruto de ellos mismos. Son el sueño liberal hecho carne. Son el producto de su propio esperma. No necesitan al Estado; es mas: lo odian ya que frena su propios logros. Son el apocalipsis que se cierne sobre las ideologías, porque eso de analizar la sociedad es para vagos. Son los que piden administradores y no políticos en el Gobierno: es mas... administrar un país correctamente depende solamente de que no exista corrupción (y se pague menos impuestos). Son a los que no le importa lo que no pueden cambiar. Son los que están bien, pero están mal. Son los que nunca son influenciados por nadie. Son los autoconvocados. El resto somos fanáticos.
Son los que confunden: la pobre derecha tiene la ilusión de que los que la apoyan hoy, los seguirán apoyando si llegan a ser Gobierno... pobre derecha.
Muchachos... no confundan mas.
Estan desesperados porque saben que son una minoría. No pueden ganar con las reglas democráticas hoy planteadas. Están frustrados. Y está bien. Pero entiendan esto: los punteros políticos van a seguir existiendo por mas que gane Binner, Macri o José María Listorti. Pero sobre todo mientras el Estado esté ausente en muchos lugares.
La corrupción va a seguir existiendo. Durante muchos años. Sobre todo mientras las opciones a políticos sean empresarios. No jodamos.
Y lo peor de todo es que no pueden ganar el país por un hecho insoslayable: ningún político pondría en carpeta oficial sus pedidos. Porque mete 1.000.000 de votos, pero aleja al resto del padrón.
Así que... se entiende la bronca. Pero empiecen a tomarse en serio. Porfa. Gracias.
Ah, y perdón por el comentario largo y sin relación con el post. Pero es que... me sale. Perdón.